jueves, 31 de marzo de 2016

Solar antigua estación de tren Enramadilla



Descubrí la calle Campamento y sus alrededores un día en que celebrando el día de mi cumpleaños invite a comer a mi hijo y familia y eligieron el restaurante Alcuza, ubicado en esta calla y en el que por cierto comimos estupendamente, buena calidad, buena preparación, lo pasamos bien

Me llamarón la atención los edificios que se encontraban en el otro lado de la calle y el descampado silvestre que lo rodeaba, espacio en el que mi hijo aparco su coche bajo la sombra de un árbol, este espacio corresponde a la antigua estación de tren de la enramadilla



Unos días más tarde, volví acompañada de mi cámara de fotos a hacerme con unas imágenes de aquello que me había gustado, no sé si mis gustos son antiguos, o como dicen en mi tierra pueblerinos, pero me impresionaron aquellos que califique como depósitos o almacenes  de algo y comencé a hacer mis fotos





Todavía, lo estoy viviendo en este momento, se me acerco una señora, califique de gitana y me pregunto si aquello me gustaba, y comenzamos a hablar, de pronto me dijo que ella vivía allí y me invito a ver lo que dijo era su casa, le verdad es que después de aceptar me califique a mi misma de un poco temeraria y aunque la señora en todo momento guardo compostura y educación, al decirme que era rumana, sentí algo de temor, pues aunque no demasiado pero llevaba una cadena y pulseras de oro

La señora me explico que estaba casada con un sevillano y tenía hijos que aunque no eran ricos, vivían con lo necesario, ella y su marido vendían, creo recordar que fruta y verdura de forma ambulante, no ganaban mucho pero como por el espacio en que vivía no pagaba nada pues iba tirando

Me llamo mucho la atención el orden y la pulcritud con que había acondicionado sus pertenencias, incluidos algunos cuadros entre los que no faltaba un par de vírgenes, estaba deseando hacer fotos, pero me dio vergüenza y no creí oportuno aprovecharme de la buena voluntad de la señora. Ella no paraba de decir que allí se encontraba bien,  realmente disfrutaba de  un humilde chalet sin coste alguno, en lo que en comienzo yo califique como depósitos

Volví en otra ocasión y aquello permanecía cerrado con lo que pensé que o se habían ido o los habían echado

Estos edificios han estado durante mucho tiempo con una valla y mucha hierba silvestre que cuando estaba seca hacía pensar en la facilidad con que estas matas arden, La explanada de enfrente  estaba algo ajardinada y con muy bellos árboles



En otra ocasión en que visite esta zona, después de una feria, funcionaba  como aparcamiento, sentí vergüenza del ser humano, aquello era una indecencia de la cantidad de restos de comida y bebida tirados por doquier

Siempre lamento lo poco que esta ciudad y sus gobernantes velan por ella, no sirve estar todo el tiempo alabando la ciudad como la más bonita del mundo cuando por donde quiera que vas existe derrumbe y suciedad

Precisamente por estar dotada de bellos monumentos, de bellos parques, de bellos edificios de un magnífico rio, tantas singularidades debían traducirse en que los administradores de nuestro patrimonio y los ciudadanos tuviéramos interés en cuidarla y hacer que  se cuide.

No cuesta nada vaciar los desperdicios en una bolsa y tirarlos en una papelera, esto refleja el grado de educación y sensibilidad de un pueblo 

Volviendo a nuestros edificios espero que alguien tenga la buena idea de restaurarlos y darles alguna de las muchas utilidades que podrían tener, creo que quien los utilizase, podría sentirse orgulloso de ocupar este lugar tan singular

La calle enfrente a la calla Campamento es la calle Jazmineras, osea que estos edificios que según  tengo entendido no pueden derribarse, están entre la calle Campamento y la calle Jazmineras, en una explanada que parece ser corresponde a dos propietarios, Junta de Andalucía y un particular,  la zona de los aparente depósitos en estos momentos está vallada y aparentemente limpia



Para la gente joven, diré que jazmineras eran; señoras que por la mañana recogían flores de jazmín de los jardines de Sevilla, lo reunían en unas moñas u por las tardes-noches salían a venderlos entre las personas que de un modo u otro disfrutaban de la ciudad

Enfrente de estos edificios y más próximo a la calle Jazmineras existe una nave que esta medio derrumbada, al menos le falta el techo y que es muy de lamentar su estado de abandono, sobre todo por estar en una zona céntrica de la ciudad,  allí al parecer viven personas




El espacio que en un principio era como un parquecito, hoy dista mucho de serlo, su estado de conservación es de socavones encharcados, y derrumbe y destrozo, y a la vista de de lo que puede apreciar lugar de botellona para algunos jóvenes, se veía la estaban preparando








Es lamentable que nuestros gobernantes y administradores, estén tan dispuestos a discutir y querer resolver conceptos que no nos preocupan a la sociedad, entre otras cosas porque no mejoran nuestra calidad de vida, trabajo, educación, sanidad, etc, etc. (como que el alcalde vaya o no vaya a una procesión como alcalde) y que cueste tanto tomar decisiones sobre la conservación de los espacios de nuestra ciudad es de autentica vergüenza

Pienso en lo que deben de haber costado los pisos construidos entre la calle Jazmineras y Juan de la Mata Carrizo para tener a sus espaldas semejante espectáculo

Algo que me llamo tremendamente la atención fue un olmo al que una de sus ramas había caído y formado una auténtica y curiosa obra natural y que posiblemente con el debido tratamiento deberían de conservar






En el lugar crecen Acaciasnegras, Olmos, Ailanthus, Naranjos, Washingtonias, Cipreses, Jacarandas, Adelfas, Pinos, Paraísos, Ficus, Grevilleas, Tuyas, Lavándulas, Abetos, y Ficusbenjamina, estos,  en unos macetones que custodian uno de los accesos 


Ellos son habitantes de la zona 

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo, se presume de ciudad pero únicamente echando cuentas al centro y a determinados barrios... el resto parece ser no cuentan. Un fuerte abrazo. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar